Novedades



¿Cómo ha sido el verano en nuestras Fincas?

Nuestro Ing. Agrónomo Pablo Ceverino nos cuenta cómo ha sido el verano en Luján de Cuyo y nos comenta cómo las características climáticas mencionadas impactaron en la vid.

 

Durante el inicio del verano, se desarrolla en la vid el proceso fenológico llamado envero, las uvas incrementan su tamaño y cambia el color de las bayas. En este período hemos observado que las temperaturas, tanto máxima como mínima, han sido mayores al promedio con respecto a años anteriores. El envero se produjo de manera más lenta. Esto sucedió así por el efecto que tuvieron las heladas tardías sobre el cuaje y la brotación, provocando que la floración se desarrollara de manera despareja, el resultado fue racimos con menor número de granos, y granos en distintos estadíos. Esta situación generó que el envero se extendiera más de lo normal, y que además se adelantara entre a 10 y 15 días más de lo histórico.

 

Por otro lado, las olas de calor que se presentaron durante los meses de enero y febrero lograron emparejar el tiempo de la maduración de las bayas y permitieron también que se produzca el fin del envero de forma correcta.

 

Por último, es importante destacar que las condiciones atravesadas en este verano en conjunto con los manejos agronómicos han dado muy buenos resultados en cuanto a la sanidad de los viñedos. Esta situación hace posible que el equipo técnico tome las decisiones respecto a la cosecha basándose netamente en variables que dan por resultado la calidad deseada para nuestros vinos, y no guiados por contingencias climáticas u otro tipo de problemáticas.

 

Nos encontramos en plena cosecha, visitando fincas y levantando la copa en pos de todos los sueños que comienzan a surgir gracias a este hermoso proceso natural que vivimos felizmente año tras año.

 


« Volver